miércoles, 3 de octubre de 2012

FUENTES DE LA FELICIDAD



Si te preguntarán cuales crees que son las fuentes de felicidad, ¿qué contestarías? Piénsalo durante un momento. Puede que contestaras que el dinero, conseguir una posición social, el éxito, la fama, estar casado,….
Pues bien, está comprobado que estos factores TODOS JUNTOS sólo corresponden al 15% total de la felicidad. Los estereotipos que tenemos en nuestra cabeza acerca de lo que uno debería tener para ser feliz no corresponden con la realidad. Pero entonces… ¿Cuáles son las fuentes reales de felicidad?





Vemos constantemente a personas que supuestamente lo tienen todo y que son sumamente infelices, muchos están sumidos en profundas depresiones y en el peor de los casos han intentado suicidarse. Un ejemplo son algunas estrellas de cine o cantantes. Lo tienen todo en principio para ser feliz, fueron agraciados con un buen físico, tienen éxito, son aclamados en medio mundo, les llueve el dinero, las mujeres/hombres se pelean por estar con ellos… pero eso no por sí sólo no da la felicidad. Incluso en seguimientos a personas que recibieron grandes premios en la lotería, se pudo comprobar que a los pocos meses después del subidón de haber sido premiados, vuelven a la misma situación mental en la que se encontraban antes de haberles tocado la lotería.


Entonces, si ni el dinero, ni el éxito, ni el matrimonio dan la felicidad,

¿Cuáles son las fuentes de la felicidad?

Pues lo que hace que unos sean felices y otros no, son las habilidades personales, que corresponden al 85% restante de las causas de la felicidad. Lo bueno de esta noticia es que TODOS podemos trabajarlas independientemente de nuestra situación sentimental, nuestra cartera o nuestros éxitos. Entre ellas están las habilidades para sobreponerse a las adversidades (resiliencia), el optimismo, ayudar a los demás, el dar amor, el aprender de los errores, el querer ser cada día mejor persona… estas habilidades y muchas más son las que hacen que uno se sienta más pleno y feliz consigo mismo.

En la sociedad en la que nos ha tocado vivir se mitifica el dinero y el éxito, y por eso tendemos a creer que si tuviéramos mucho dinero o fuéramos famosos seríamos más felices. Pero ya sabemos que eso no es cierto. ¿Todavía quieres seguir siendo famoso y con éxito o prefieres trabajar en tu interior para depender menos del exterior? En tu mano está, ahora todo depende de ti.


Porque recuerda… eres más que la suma de tus actuales circunstancias.

1 comentario:

  1. La felicidad: gran concepto trampa que nos atrapa. En mi opinión la felicidad funciona de la misma forma que un ideal. ¿Cuando un ideal deja de ser un ideal? Cuando logras ese ideal. La condición básica para que un ideal se mantenga es no llegar a él. Así pues, la felicidad funciona de una forma similar. La condicion básica para mantenernos felices es no llegar a la situación fantasiosa que socialmente queda asociada a la felicidad. Entonces, ¿estamos condenados a no ser felices? No, estamos condenados a ser felices en movimiento hacia ella. De esta forma se entiende la felicidad como estado dinámico más que como un estado estático. Puedes tener sed, y estar ofuscado en llegar a un rio dónde encontrarás el agua de la felicidad. Pero parece que nunca llegas. Te paras y reflexionas: ¿Tengo sed en realidad? A veces nuestro anhelo por la "felicidad" oculta nuestro verdadero anhelo. Nuestra propia felicidad nada tiene que ver con la "felicidad". En el camino hacia la "felicidad" tenemos la oportunidad de encontrar nuestra felicidad.

    Felicitaciones por el blog.

    Saludos :)

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

Páginas vistas en total