martes, 9 de octubre de 2012

COMO ELIMINAR CREENCIAS NEGATIVAS


¿De dónde vienen las creencias? ¿Cómo se crean y cómo sabemos que son ciertas? 


Si nos pusiéramos a analizar la mayoría de nuestras creencias nos daríamos cuenta de que la mayoría nos fueron instauradas desde el exterior, desde nuestra infancia por los mayores que nos rodeaban. Y nosotros como esponjas que somos de niños, absorbemos esas creencias y las hacemos nuestras, muchas veces sin cuestionarlas siquiera. Y gracias a esas CREENCIAS ERRÓNEAS somos unos infelices profesionales.
Pero afortunadamente, pueden modificarse.




Cuando me refiero a creencias, me refiero tanto a las que tienen que ver con uno mismo (como creo que soy, como creo que me relaciono con los demás, como me aprecio…) y también como es el mundo que nos rodea (como espero que sean los demás, que prejuicios tengo, que espero de los demás…). Por desgracia muchas de ellas nos generan un sufrimiento atroz y son producto de muchas infelicidades que ni siquiera nosotros sabemos. Están en nuestro subconsciente, esa creencia limitante que algún día se forjó y que aplicamos de manera automático al juzgar al mundo y a nosotros mismos de una manera equivocada.

¿Cómo podemos modificarlas? Pues supone un largo trabajo de autoconocimiento interior. Un duro y arduo trabajo ( nunca dije que fuera fácil¡¡ ) que debe empezar y acabar en uno mismo. Podemos pedir ayuda a un profesional, realizar cursos de autoconocimiento o leer libros de autoayuda y llevarlos a la práctica (de nada sirve con leerlos sólo).
Yo os propongo una técnica que puede ser muy útil para lograrlo. Los pasos a seguir son:

1.- Identificar la creencia negativa o limitante. Es importante saber localizarla y saber de dónde viene y que poder tiene sobre nosotros.

2.-Una vez identificada la creencia negativa, identificamos y definimos la creencia positiva que queramos poner en su lugar.

3.- Y por último la implementamos a través de la repetición para que se instale en nuestro subconsciente y trabaje de manera automática como lo hacia la negativa. ¿Y cómo se puede lograr esto? Pues con la repetición de afirmaciones diarias que podemos escoger nosotros mismos y que nos hagan sentir bien, y que estén relacionadas con la creencia positiva escogida. Puedes leerlas en voz alta varias veces al día, creyéndote lo que estás diciendo y sintiendo lo que esa nueva creencia hace en ti. Puedes escribirlas en un folio y llevarlo contigo, o en unos post-it y pegándolo en un sitio que veas mucho, o también ponerlo de fondo de pantalla en tu ordenador.

Para de vez en cuando en tu día a día, y léelas con atención plena. Como todo hábito requiere un esfuerzo y una constancia sobre todo al principio para que se genere de forma automática, pero esas frases serán las semillas para tu nuevo YO, sin limitaciones y mucho, mucho más feliz.

Porque recuerda… la felicidad no depende del exterior sino de la interpretación que le damos nosotros a las cosas que nos suceden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Páginas vistas en total