miércoles, 4 de julio de 2012

¿PORQUÉ SOMOS INSEGUROS?


Todos somos inseguros en mayor o menos medida en algún aspecto de nuestra vida, todos tenemos un Talón de Aquiles, algún aspecto que nos pone nerviosos, nos retrae, hace que no podamos reaccionar debidamente. Puede ser la manera de relacionarnos en el trabajo, con la familia o con las personas que nos atraen, decisiones de futuro… la inseguridad puede afectar a innumerables campos y es muy difícil tratarlos en un post a todos, así que daré unas pinceladas de lo que es la inseguridad y unos consejos para mejorarla.


Veamos que es la inseguridad:

La inseguridad nace de la necesidad de seguridad, de ser capaces de afrontarnos a la vida y a sus retos. Los seres humanos por naturaleza somos inseguros, nuestra capacidad de raciocinio a veces nos juega malas pasadas, malos pensamientos o traer al presente un futuro que no es nada halagüeño para nosotros, y por nuestra necesidad de tenerlo todo controlado aparecen dudas, miedos, frustraciones… que nos inhabilitan para reaccionar ante ciertas circunstancias, relacionarnos con nuestro entorno, enfrentarnos a nuevas situaciones nunca antes vividas… También nos influyen nuestras experiencias en la vida, situaciones de vergüenza, de no dar la talla, de culpa, de sentirnos menos valiosos de lo que en realidad somos, nos hace tener unas creencias negativas acerca de lo que somos capaces de hacer y de nuestras capacidades.

¿Cómo podemos construir una base de seguridad en nosotros mismos? No es sencillo, llevamos mucho tiempo actuando y comportándonos delante de ese campo de la misma manera, pero nunca es tarde para intentar cambiar y sacar diferentes resultados:
-Dialogo interno: Debemos tener especial cuidado en cómo nos relacionamos con nosotros mismos, que cosas nos decimos y que términos usamos. Hay que evitar las autocríticas negativas y menosprecios tipo “yo no valgo para nada”, “soy un inútil”. Hay que eliminarlo de nuestra mente y cambiarlos por otros más útiles y realistas como “no se me da bien jugar al tenis pero soy muy bueno cocinando”. Debemos ser lo más objetivos posibles aunque nuestra percepción en ese campo sea más bien pesimista. Hay que intentar verlo desde fuera, sin juzgarnos negativamente y sin adelantar acontecimientos.
-Retroalimentación positiva: Cuando consigas algo felicítate, sonríe y disfruta, las buenas palabras ayudan a tener una buena actitud. Recuerda ese sentimiento cuando estés intentado otra cosa y revive lo feliz que te sentiste al conseguir ese logro. Así desarrollarás mayor seguridad y los buenos sentimientos son contagiosos¡¡
-Buen circulo social: Evita dentro de lo posible a las personas tóxicas: criticonas, pesimistas, negativas, resentidas… Todas aquellas que te quitan energía y te hacen sentir inferior. Rodéate de gente que te haga sentir bien y a gusto.
-Viaje al futuro: Seguro que ahora recordando muchos de las situaciones que te causaban preocupación ahora no te lo parecen, pues visita el futuro y mira como no era para tanto a lo que te tienes que enfrentar¡
-Actitud positiva: La actitud es muy importante, con que sentimientos, pensamientos y creencias nos enfrentemos a las cosas son factor principal en nuestra autoconfianza. ¿y si no tienes confianza? Fíngela como si la tuvieras hasta que te salga de forma  natural.

Debemos aprender que la inseguridad y la incertidumbre forman parte de nuestras vidas, es inherente a ella. De lo único que estamos seguros es de la muerte, el resto son conjeturas.

Porque recuerda… De ti depende sacar tu máximo potencial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Páginas vistas en total