jueves, 14 de junio de 2012

¿PORQUÉ NOS CUESTA TANTO PERDONAR?


Perdón, la palabra tabú. A mucha gente le cuesta pronunciar esta palabra pero a muchos más les cuesta llevarla a la práctica, perdonar con todas sus consecuencias, pero ¿Qué quiere decir realmente perdonar?


Todos en algún momento de nuestras vidas nos hemos visto en la tesitura de tener que perdonar o ser perdonados, nos hacen y hacemos cosas que hacen daño, consciente o inconscientemente. Muchos creen que diciendo perdón está todo solucionado y otros mucho no lo dicen nunca porque creen que no arregla nada. Cuantas veces habremos dicho eso de “aún estoy esperando que me pida perdón”.  La cuestión  más que pedir perdón es PERDONAR. Tú me puedes pedir mil perdones que si yo no soy capaz de perdonar no sirven de nada. ¿Por qué nos cuesta tanto perdonar?


Yo creo que lo que verdaderamente tenemos erróneamente en nuestra cabeza es el concepto de perdón. Pensamos que si perdonamos a alguien le estamos dando la razón o estamos justificando a la persona que nos hizo daño, que perdonar es olvidar, restar importancia a lo ocurrido, resignarse, negar el dolor, que es algo que regalamos al otro… Pero estamos equivocados, el PERDÓN ES PARA NOSOTROS y para nadie más.

Cuando digo “TE PERDONO” no significa que ya no me importe el daño sufrido, o que me dé igual o que ya no me haga daño, ni tampoco que tenga que comportarme como si no hubiera sucedido nada. Significa que acepto lo ocurrido como parte de mi vida y que dejo a un lado los malos sentimientos y pensamientos para seguir adelante con mi vida. No esperes nada, da igual que la otra persona acepte o no su error,  o si te ha pedido perdón o no. Eso no es lo importa. Lo IMPORTANTE ERES TÚ, y como decidas seguir tu vida, atado en el rencor hacia la persona que te ha hecho daño o seguir adelante aceptando las piedras que hay en el camino.

Ni siquiera tienes que decírselo personalmente, puedes imaginarte a esa persona mentalmente y decir “Te perdono”. Es una experiencia muy liberadora y sana el acto de perdonar, nos hace más sabios, más en contacto con nuestro yo y no con nuestro ego, y nos hace mejores personas.
Sino perdonas, seguirás atada a esa persona aunque de una manera dañina y tóxica. Libérate de tus ataduras emocionales negativas. Deja sitio a las nuevas emociones y experiencias que te quedan por vivir.

Y recuerda que… el perdón nos hará libres.

3 comentarios:

  1. me sirvio la explicasion ,grasias

    ResponderEliminar
  2. Hacia mucho que tenia un concepto errado sobre el perdón. Espero poder poner a prueba lo que describir en el concepto. Gracias, también me sirvió mucho.

    ResponderEliminar
  3. Expectacular reflexión! Me sirvió un montón! Excelente blog!

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

Páginas vistas en total