martes, 19 de junio de 2012

APRENDIENDO A DECIR "NO"



¿Eres de las personas a las que les cuesta  tanto decir “NO”?

En muchas circunstancias nos es imposible decir NO porque nos crearía un conflicto, pero en otras muchas existe la posibilidad de negarnos pero acabamos diciendo “Sí claro, por supuesto”.  Nos metemos en uno tras otro compromiso, incluso desatendiendo los nuestros propios, y esto puede llegar a resultar un conflicto tanto interno como de pareja, familiar o de amigos. No  podemos ni debemos intentar resolver los problemas ajenos y dejar los nuestros a un lado, por que seguirán ahí esperando por nosotros y puede que a nosotros nadie nos ayude con ellos.


Algunas son claras peticiones de ayuda como “¿Me puedes ayudar a preparar la fiesta sorpresa de Carlos para este sábado?” y algunas son indirectas, donde la persona puede que ni siquiera nos esté pidiendo ayuda pero nosotros lo entendamos como tal: “menudo lío tengo este fin de semana, se me juntan mis suegros con mis primos, ¡y no entramos todos en casa!”. La respuesta normal de una persona que no sabe decir NO, sería ofrecer su casa para los primos o los suegros de su amigo, sin pararse a pensar siquiera si ese fin de semana está ocupado o tenía otros planes, sin pensar en las posibles consecuencias que le va a traer y en las situaciones que tendrá que soportar sin quererlo.

Ayudar a los demás es bueno, y en ocasiones decir SI cuando en realidad queremos decir NO es adaptativo (como si tu pareja te dice de ir al cine en su día libre y a ti no te apetece y preferirías decir que NO, pero sabes que es su único día libre y decides decir SI), siempre y cuando esté dentro de unos límites. Todos los extremos son malos.
Consejos importantes:
-Las necesidades de los demás NO son más importantes que las nuestras.
-No tengas miedo por no ser aceptado, si alguien te desprecia por decir que no, entonces es que sólo te quería por el interés. Las personas no están a nuestra disposición para cuando nosotros lo necesitemos, podemos pedir un favor y la persona es libre de decidir si ayudarnos o no dentro de sus posibilidades.
-Si piensas que la otra persona se sentirá mal, imagínate a ti mismo viviendo situaciones que no quieres y van en contra de tus necesidades. Debes saber cuál es tu prioridad.
-Decir “NO” no es de egoístas, es de personas con una autoestima sana que saben cuáles son sus prioridades y necesidades para poder atenderlas, y partiendo de éstas, decidir qué decir.
-Pensar detenidamente nuestra respuesta antes de responder, y pensar si tenemos el tiempo necesario para poder hacerlo.
-No te sientas mal al decir NO, expón amablemente sin entrar en detalles que no puedes, tienes derecho a negarte.

Y recuerda que…decir “NO” al otro en ocasiones en decirnos “SI” a nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Páginas vistas en total