miércoles, 11 de abril de 2012

VENCIENDO OBSTÁCULOS

Se les puede llamar de muchas maneras: tropiezos, errores, dificultades, mala suerte… son todos obstáculos que se presentan a lo largo de nuestra vida, nadie está libre de ellos, son inherentes al ser humano pero, ¿cómo vencerlos? Una de nuestras características como personas es nuestra adaptación al medio, nuestro aprendizaje a través de la experiencia, podemos sacar lo mejor de cada momento, sea malo o bueno para nuestro beneficio pero, ¿cómo conseguirlo? En ocasiones no es sencillo, aquí doy unos consejos para lograrlo.


Lo primero y más importante es valorar lo que tenemos sin que tenga que haber algo que pueda peligrarlo, como por ejemplo, muchas veces sólo apreciamos la salud cuando estamos enfermos. Valorando todos nuestros logros, la gente que nos rodea y que nos acompañan en nuestro camino, nuestras cosas materiales, nuestra salud, TODO aquello que nos hace ser quien somos, nos hará sentirnos más dueños de nuestra vida y afortunados.

Tener metas y planes son indispensables para una motivación sana y sentirnos parte de algo donde sentirnos especiales. Viendo dentro de ti encontrarás aquello que te apasione, que te motive, que te impulse a levantarte de la cama todas las mañanas, lo que te ayudará a mejorar la autoestima y te sentirás realizado y automotivado, por lo que te alegrará y te mantiendrá de buen humor. Da igual lo que necesites para conseguirlo, porque tienes todo aquello que necesitas para lograrlo. Si en ese recorrido encuentras un obstáculo, sea cual sea tu meta o propósito, no debes rendirte, imagina que es una prueba que has de superar para conseguir lo que deseas, que es una manera de aprender y mejorar en el camino, y que así el éxito será más valioso porque habrás aprendido mucho durante su encuentro.  Hay una frase de Freud que me encanta que dice “Yo he sido una persona muy afortunada, en la vida nada me ha sido fácil”. Refleja la sabiduría del saber sobreponerse, darle la vuelta a la tortilla y hacer que los obstáculos se pongan de nuestro lado y sacar el máximo partido.

Mucha gente que superó algún tipo de cáncer, llegó a admitir que fue un regalo su enfermedad, ¿Cómo se puede hablar de una enfermedad tan brutal como el cáncer como un regalo? Pues porque sacaron el máximo beneficio de esa situación que les tocó vivir, ellos no lo eligieron, pero supieron ver el lado bueno: se reencontraron con algún familiar o amigo con el que se habían enfadado o se había perdido la relación, apreciaban el mero hecho de estar vivo, disfrutaban que cada minuto con su familia, con cada experiencia del día a día…

Y por último no centres tu atención en los obstáculos, les darás fuerza y poder sobre ti, y tu atención no podrá fijarse en otras cosas como por ejemplo, una manera de solucionarlos. Los momentos de crisis y de dificultades son los momentos de mayor creatividad, saca la tuya a relucir y siéntete orgulloso de ti mismo. Coge el timón de tu vida y dirígete hacía donde quieres, encontrarás tempestades pero siempre saldrá de nuevo el sol y si no sueltas el timón el rumbo seguirá siendo el que elijas.

Porque recuerda… hay cosas que sólo puedes hacer tu mismo.

1 comentario:

  1. Hola. Muy bueno el artículo. Muy claro y sensato. Ojalá que cada vez más personas se den cuenta del lado positivo de las dificultades, tal como usted lo menciona. Muchas felicitaciones por la página. Hasta pronto.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

Páginas vistas en total