jueves, 8 de diciembre de 2011

¿PERCEPCIÓN O REALIDAD?





¿Por qué varias personas que han visto exactamente la misma película sacan conclusiones completamente diferentes? Muchas veces creemos (engañosamente) que existe una única realidad que es nuestra propia percepción de la misma, la que consideramos como verdadera, pero ¿cuál es la verdadera realidad?
La percepción no es una mera copia de la realidad, sino que es un proceso constructivo donde se interpretan los datos que llegan a través de los sentidos, que a su vez están fundamentados en nuestras experiencias previas que están en nuestra memoria, nuestras expectativas y en nuestras predicciones personales, para conseguir una impresión del mundo exterior. Así adquirimos conciencia de nosotros mismos y del mundo que nos rodea. La percepción pertenece al mundo individual interior, a la interpretación y conocimiento que tenemos de hechos y cosas.


Así la percepción no deja de ser algo subjetivo. Nuestras creencias, motivaciones, ideas, juicios, así como nuestro estado anímico, dirigen nuestra atención por la realidad, y nuestra percepción hace una integración de todas las partes para identificar nuestra propia realidad. Por eso las personas que están con depresión tienen la sensación de verlo todo de color negro, mientras que las personas enamoradas dicen verlo todo de color de rosa. Una misma realidad vista desde puntos de vista totalmente opuestos. Por lo cual es imposible decir que existe una sola realidad, y peor aún pensar que la nuestra es la única verdadera. Existen muchísimas percepciones de la misma realidad, tanto en cuanto seamos diferentes.
Muchos de los problemas que podemos encontrarnos en nuestro día a día es por un error de percepción, un engaño perceptivo, una mala interpretación de la realidad, por tener unas creencias o juicios equivocados que llevamos arrastrando desde toda nuestra vida sin cuestionarnos un momento si son válidos o no. Tu misión y deber es identificarlos, y adoptar creencias positivas, modificando las negativas o erróneas por ellas, porque sí podemos cambiar nuestra propia percepción.

Porque recuerda… vemos las cosas tan como somos, no tal como son.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Páginas vistas en total