jueves, 15 de diciembre de 2011

PENSAMIENTO POSITIVO VERSUS PENSAMIENTO NEGATIVO





Todos conocemos las bondades del pensamiento positivo aunque sólo sea en la teoría, pero ¿cómo llevarlo a la práctica? Nuestro cerebro procesa 400.000 millones de bit de información por segundo aunque sólo somos conscientes de unos 2000. ¿Cómo controlar ese torrente de información que nos llega de la realidad que nos rodea? Pues ciertamente aunque lo intentemos arduamente, es imposible, no podemos poner un colador para que sólo pasen los pensamientos positivos y dejar fuera los negativos. Vamos a ponerlo a prueba, intenta NO pensar en un elefante rosa………………..…. Venga inténtalo….……………...…un poco más……..…….. ¡¡ a que no puedes pensar en otra cosa que no sea un elefante rosa¡¡¡  Basta con que no queramos pensar en algo para que no se nos saque de la cabeza. Vemos y nos fijamos en aquello donde está puesta nuestra atención, sea bueno o malo, queramos o no queramos, nuestro cerebro no entienden esas distinciones, simplemente se centra en los pensamientos mayoritarios que tenemos. Pasa continuamente, lo podemos ver en nuestra vida cotidiana, por ejemplo si te has decidido a cambiar de coche y tienes un modelo en particular en mente y das un paseo, seguro que sólo verás ese modelo de coche por la ciudad, ¡¡ y pensarás que antes no había tantos ¡¡ Y por supuesto que los había, solo que tu atención no estaba fijada en esa información y pasaba desapercibida, se procesaba de forma inconsciente. 


Nuestra mente se divide en dos: la mente consciente y la mente subconsciente. La mente consciente es la que está alerta cuando estamos despiertos, la que tiene juicio, y como dije antes sólo procesa 2000 bits de información, sólo el 5% de la información. Y luego está nuestra mente subconsciente, es que la que trabaja  siempre de forma automática, la que se encarga de las funciones corporales, y no tiene juicio, llegando a procesar hasta 400 mil millones de bits de información, un 95% de la información. Somos cada uno de nosotros, los observadores/espectadores de nuestra realidad, los que la vamos modificando a través de nuestros pensamientos y creencias, que están en nuestra mente subconsciente, las que guían nuestra atención a través de nuestra realidad. La realidad la creamos nosotros.  Por eso donde  hay que trabajar es en nuestros pensamientos y creencias negativas que están grabadas en nuestro subconsciente, identificar cuales son aquellas pautas que seguimos de forma automática que son erróneas o nos perjudican y trabajar en aquellas que queramos implantar en nuestro subconsciente que sean mucho más positivas y enriquecedoras en nuestro día a día, para que trabajen de manera automática. Todo lo que tenemos en nuestro inconsciente antes fue consciente.

Porque recuerda…determinando los pensamientos que entran en tu mente, estás determinando lo que saldrá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Páginas vistas en total