viernes, 16 de diciembre de 2011

DEPRESIÓN DE TELEDIARIO




No digo nada nuevo si digo que estamos sufriendo una dura crisis económica mundial, y que nos afecta a todos de una manera u otra. Lo llevamos sufriendo de hace mucho tiempo. Si echamos un vistazo a las noticias, en todos los sitios se habla de crisis, desplome, recesión, angustia, desánimo…  La crisis económica está afectando a la salud mental de muchas personas que la padecen, no sólo a nuestros bolsillos. Cada día hay más gente con trastornos de estrés, ansiedad, depresión, insomnio, baja autoestima,… tanto por la incertidumbre económica personal como la de los mercados y la sociedad en general.


Pero hay que tener mucho cuidado con esto porque podemos estar viviendo dos crisis, la real y la psicológica. El ser humano pasa por numerosas “crisis”, la crisis de la adolescencia, la crisis de los 40, la crisis en las separaciones/divorcios/rupturas, enfermedades,… todos en algún momento de nuestra vida pasamos por momentos de crisis que el ser humano es capaz de superar, incluso en ocasiones saliendo más fortalecido que como se estaba antes. Para poder gestionar mejor psicológicamente la crisis económica hay tres consejos:

-          Conservar la calma. No adelantar acontecimientos que todavía no han pasado y pueden crear sentimientos de desesperación y falta de control.
-          No crear alarma. Las alarmas provocan que no seamos capaces de centrarnos en encontrar soluciones.
-          Organizar los gastos e ingresos. Debemos gestionar bien nuestros gastos eliminando lo superfluo, pero dejando algo para el ocio o buscar soluciones más económicas, como ir a sitios al aire libre llevando la comida, o ver películas en casa en lugar de al cine. El ocio provoca bienestar y placer, muy importante en estos momentos.
-          No ver las noticias antes de ir a dormir. Pasan al inconsciente, provocando pensamientos negativos involuntarios.


La clave no es lo que sucede sino como es el modo de afrontar lo que sucede, tener una predisposición psicológica y emocional adecuada para poder afrontarla correctamente. No hay que negar la realidad, sino ser positivos ante la adversidad. Toda crisis provoca un cambio, es un desafío para la solución de problemas. Esta no es la primera crisis económica que soporta el ser humano, y seguramente no sea la última, el secreto de que unos vean la crisis como una oportunidad está en la forma de afrontarla, sacando lo mejor de nosotros mismos, recobrando la propia confianza, dedicando menos tiempo a deprimirnos y más a actuar.

Porque recuerda…no debemos tener miedo de la incertidumbre, ya que es la puerta de las mil posibilidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Páginas vistas en total